Aprendiendo a ser líder

Por: Armando M. Eraso D.[1]

A muchas personas a veces nos parece injusto que cuando a un equipo de fútbol (soccer) le va mal en sus partidos, al primero que echan sea al director técnico y uno a veces dice, pero él qué culpa, si los que no hacen los goles son los futbolistas y él ni siquiera puede entrar al campo de juego, sino que da órdenes desde afuera.

Bueno, la verdad es que el papel de un líder como director no es hacerlo todo, ni sabérselas todas, sino lograr que los demás hagan lo que él dice que hagan

Al respecto el Ingeniero Augusto Garzón en su libro La dirección a su alcance, dice: “…la esencia del liderazgo en la dirección está en el manejo del recurso humano: en la motivación, en la comunicación, en la toma de decisiones, en la capacitación, en la promoción, en la innovación, en los principios de autoridad y en el enriquecimiento del puesto de trabajo, en el desarrollo del individuo, y en todo aquello que hace radicar el éxito empresarial en el hombre, más que en la tecnología.”   

En lo que al liderazgo se refiere, el tema es de suprema importancia hasta el punto que autores como Schlesinger, Arthur M., han llegado a afirmar que “el tema de la existencia e importancia de los líderes siempre ha estado en la preocupación de mucha gente y hasta se ha llegado a pensar que si éstos no hubieran existido la humanidad no habría evolucionado y se hubiera estancado o por lo menos habría andado con mayor lentitud en su proceso de desarrollo.” (6)

De lo cual se deduce que el líder es aquella mujer u hombre íntegro, poseedor de una gran confianza en si mismo, poseedor de una gran personalidad capaz de energizar el circuito entre él y las masas y de esa forma alterar la historia, dicho en otras palabras convence a otros para que sean sus seguidores (6).

Lo que no se puede desconocer es que la  historia puede ser alterada para bien o para mal, o mejor dicho positiva o negativamente y para nadie es desconocido que muchos líderes han sido los responsables de las mas extravagantes locuras y los mas monstruosos crímenes que hayan sufrido pueblos enteros, pero, en cambio, otros líderes, también, han sido de vital importancia para lo que la comunidad ha logrado en cuanto a obras y servicios y si nos referimos a nivel mundial muchos líderes han sido vitales para muchos de lo logros de la humanidad, tales como libertades del individuo, tolerancias religiosa, racial, política, etc., justicia social y respeto por los derechos humanos (6).

En cuanto a las tesis que se refieren al origen del líder, y específicamente de las tres tesis mas conocidas sobre el tema: “Tesis determinista del liderazgo”, la de “la circunstancialidad” y la “tesis de la formación”, es esta última la que marca la línea en esta propuesta y además es la que mayor acogida tiene en los últimos tiempos.

a)    Tesis determinista del liderazgo:

En razón a que durante buena parte de la historia, el liderazgo fue ejercido por el divino derecho de la autoridad y el deber de los seguidores era aceptar y obedecer e incluso se reafirmaba con expresiones como: “ No les corresponde razonar, solo obedecer y morir”, la tesis determinista o determinismo histórico sostiene que el líder es un peón de fuerzas superiores, por ejemplo de los dioses en el mundo antiguo, o en la actualidad de: la clase social dominante, o la Nación, o el espíritu de la época, o de la historia misma(6).

Como se puede apreciar según ésta tesis: los hombres y mujeres líderes no son sino esclavos de alguien supuestamente superior y lo mas grave aún sus seguidores lo eran peor y debía aceptar y obedecer; siendo así queda anulada la idea de libertad del ser humano, y vale la pena preguntarse: “¿Qué pasa con el libre albedrío que subyace en nuestras acciones, en nuestras palabras y en nuestros pensamientos? “(6).

Por otro lado, habría que tener en cuenta que la gran revolución de los tiempos ha sido la revolución de la equidad, en el sentido que todas las personas debemos tener la misma condición legal

El liderazgo así concebido elimina la idea de responsabilidad del líder ya que sería injusto recompensar o castigar a una persona (líder) por sus actos ya que por definición están fuera de su control (6)  

Adicionalmente y a pesar de los llamados “déspotas ilustrados” de la Europa medioeval, que juraban que el liderazgo estaba inspirado por fines humanitarios, lo más frecuente era que el absolutismo nutriera la pasión por el dominio, las tierras, el oro y las conquistas y terminara en la tiranía (6).

b)    Tesis de la circunstancialidad:

También conocida como “la favorabilidad del medio “ , se refiere que no basta con encontrar a aquel hombre o mujer integra, poseedor de una gran confianza en si mismo, poseedor de una gran personalidad, si las circunstancias no le permiten destacarse, dando como resultado ausencia de seguidores y por ende inexistencia del líder.

Aunque es posible que las circunstancias de tiempo, modo y lugar influyan, no se puede decir que determinen la existencia o no del líder, si bien es cierto que por ejemplo Bolívar vivió en el momento preciso de la independencia, también lo es que muchos miles de hombre y mujeres también estaban viviendo lo mismo y solo él y unos cuantos más se destacaron e impulsaron el proceso social, político y militar, por todos conocidos   

Mas bien lo que se puede decir es que los grandes caudillos usaron las incipientes emociones de la multitud, aprovecharon las oportunidades de su época, las esperanzas, los temores, las frustraciones, las crisis, como así mismo las posibilidades, en una palabra, supieron leer la época (6)

c)       Tesis de la formación:

Esta tesis parte de la premisa que todo ser humano es capaz de aprender cualquier cosa y entre ellas a: manejarse a sí mismo, manejar sus propias emociones, puede aprender a lograr ser lo que se proponga, aparte de adquirir cualquier tipo de conocimientos, de donde se desprende que el liderazgo puede, perfectamente, ser motivo de aprendizaje (1).

Valga la pena recordar que los grandes líderes de la humanidad, han sido personas preparadas para ser unos buenos lectores de su época, para lo cual debieron comprender el ahora a través de la historia y proponer el futuro porque supieron proyectar lo posible, lo cual quiere decir que sabían sicología, política y filosofía entre otras, para permitirse comprender los acontecimientos y entender cuándo la comunidad debe ser azuzada y en qué dirección, o cuándo se le puede proporcionar ideas que aclaren y organicen.

El enfoque educativo:

Paralelo a la tesis de la formación entra al debate la cuestión de la educación para la formación del líder y no tanto la educación como tal sino el enfoque educativo, los contenidos, los métodos y los medios que se usen.

Aunque no todo el mundo acepta que todos somos potencialmente aptos para ser líderes, si aceptamos que los líderes necesitaron una formación para pulirse y cualificarse, por ejemplo Bolívar recibió una esmerada educación política e histórica de parte de su maestro Don Simón Rodríguez; o Lenín que recibió tal educación que era considerado un erudito en temas políticos y filosóficos, o Martin Luther King quien era experto en Derecho, Sociología e Historia, el propio José Antonio Galán, líder de los comuneros en la época de la Colonia, recibió una exquisita formación política e histórica, al respecto el historiador Alberto Montezuma Hurtado, comenta que “Galán en sus primeras letras antiguas de seminarista algo pudo obtener que le abrió los ojos, sobre el coloniaje, su institución, sus desigualdades, su inhumanidad, que penetrando en su espíritu sensible quizá romántico, prendió en él una fogosa pasión por la justicia social que no habría de apagarse sino con la muerte, lo que lo inspiró a liderar a las gentes del común para que se levantaran contra el régimen español” (5).

Los próceres de nuestra independencia, tales como Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Francisco Antonio Zea, aparte de la excelente formación en ciencias naturales y socioeconómicas que recibieron de parte de la Expedición Botánica, también se influenciaron de las enseñanzas políticas de los sociólogos y politólogos franceses de aquella época, lo que les debió servir de inspiración para ponerse al frente del pueblo y guiarlo hacia la independencia (7).

Lo anterior invita a pensar que los líderes no se dan tan silvestremente, sino que han recibido alguna educación o capacitación especial que les ha permitido descubrirse a sí mismos y formarse como los guías de sus propios pueblos.

Por lo anterior en la polémica de si el líder nace o se hace, es muy probable que la mejor respuesta es que sean las dos cosas, pero con un peso específico considerable en el “se hace” o sea en la formación, porque puede suceder que así alguien haya nacido con la vena de líder, nunca lo llegará a ser si NO se cultiva, así sea como autodidacta, en cambio con la acción formadora se le permitirá a cada quien descubrirse al pulir su algo de líder que, posiblemente, todos llevemos dentro.

No resultaría para nada descabellado afirmar que si Bolívar no hubiera recibido la educación que recibió no se hubiera inspirado en ser lo que fué y quizá se hubiera desperdiciado y perdido en el montón.

Por otro lado, es sospechable que no cualquier educación o cualquier conocimiento es el que conduce a la formación de los líderes, sino que debe de tratarse de una sabiduría especial, debe ser algo que precisamente le permita atraer el reconocimiento del grupo.

Por eso es factible pensar que ese saber especial que forma al líder campesino, no puede ser solamente el saber castrar puercos o inyectar vacas o labrar la tierra, o en el mejor de los casos repetir unos cuantos artículos de algunas leyes o algunos discursos escuchados de otras bocas, debe, además de eso, ser otra cosa. Muchas veces ese saber, quizá no esté en los currículos regulares de las escuelas y colegios, e incluso de las universidades, sino, talvez, en aquellas lecturas que por casualidad llegaron a sus manos, o en las charlas informales de aquel recordado profesor de la escuela, que en algunas ocasiones se salió del cuadriculado programa de clase y en la informalidad dijo cosas impactantes.

¿Alguna vez quizá nos habremos preguntado acerca de lo que sabe nuestro líder de acción comunal?  o el Presidente de la República para estar allí?

Algunos estudiosos del tema cuando se refieren a lo que saben los grandes líderes empresariales del mundo actual,  llegan a la conclusión que saben mucho de política y de filosofía y no es precisamente lo que se esperaría que sean unos expertos en finanzas, contabilidad y cálculos y si se averigua por el saber de los grandes líderes del mundo se llega a descubrir que saben es Filosofía, Derecho y Política y también se llega a descubrir que el líder no es un especialista sino un ser inteligente de ideas generales, de donde se deduce que la formación en liderazgo, aparte de contenidos en tal o cual materia, debe preocuparse por el desarrollo de la inteligencia y para eso la clave está en la metodología y enfoque educativo antes que en los contenidos (6).

He aquí una primera y buena conclusión, la formación del líder debería enfatizar en el desarrollo de la inteligencia y basarse en la reflexión, en el discernimiento y en el análisis.

Por lo anterior no es raro el hecho que muchas veces un docente conferencista, profesor o extensionista esté realizando un trabajo improductivo porque la gente le puede estar aparentemente asimilando sus enseñanzas, aunque en la realidad así no esté sucediendo, debido a que las personas inconscientemente somos selectivas en la aprehensión de lo que nuestros sentidos captan, en razón a la percepción, algo parecido a lo que sucedía con algunos misioneros católicos en la América Colonial empeñados en cristianizar a los negros traídos del Africa, quienes mientras, supuestamente, le estaban rezando a Santa Bárbara Bendita, en sus adentros lo hacían a Changó, su recordado Dios Africano de su infancia (7).

El modelo educativo para generar conciencia:

La educación, especialmente, de adultos se tiene que enfrentar a lo que, tradicionalmente, se conoce como la terquedad del individuo que en últimas vuelve improductivo cualquier esfuerzo educativo, debido a que no se logra el objetivo por excelencia de la educación cual es el de lograr cambios de conciencia, de conducta y de comportamiento, de actitudes, etc. en el educando. Dicha terquedad es una especie de fantasma que todos llevamos dentro y lo grave es que no se deja remover fácilmente en cualquier ser humano adulto, ese fantasma no se conmueve con discursos, comunicados, charlas, e incluso demostraciones, ese fantasma no se mueva ni siquiera con cursos largos, ese fantasma no se retira con dinámicas de grupos, ese fantasma lo llevamos todos y cada uno de los seres humanos en la mente y se denomina la “percepción” y suele ser expresado como. “mi manera de pensar”, o “mi opinión”, “mi punto vista”, “mi parecer” (4).

La percepción juega un papel parecido a un protector de la conciencia y de la subconsciencia, o sea de la mente y entonces una mente así protegida no se deja penetrar fácilmente con las técnicas de enseñanzas utilizadas tradicionalmente y por lo tanto los resultados de cambio esperados y el uso de nuevas tecnologías o maneras de actuar del gerente apenas cambian en aquello que coincida con sus viejas maneras de “ser”, “pensar” y “actuar”, o sea en nada (4).

Lo anterior quiere decir que no es fácil lograr cambios de conducta en los gerentes, como creer por ejemplo que, con unos cuantos cursos, los desorganizados se organicen o los abstencionistas dejen de serlo, o los insolidarios se conviertan en cooperadores y por esa misma vía no se podría esperar a que los gerentes acaten ser participativos (4).

La educación del nuevo milenio para ser eficiente, eficaz y efectiva debe basarse en la remoción de la percepción del individuo si desea ver resultados de mejores gerentes. Los Sicólogos explican que la percepción, término que viene de perspectiva, es ese conjunto de símbolos de la realidad que cada uno tenemos acumulado en la mente conformando algo así como la lente con que miramos, apreciamos e interpretamos la realidad, o dicho en pocas palabras es a perspectiva como cada quién ve el mundo que le rodea, los fenómenos y las relaciones (4).

Siendo así la percepción, una especie de marco de referencia, a cada quién le sirve para encuadrar observaciones o contactos con la realidad y comprenderla, pero de esa misma manera la percepción se convierte en un factor adverso al cambio, ya que como se dijo antes, debido a la percepción cada persona es selectiva inconsciente de todo mensaje, rechazando todo aquello que no cuadre con su marco ya establecido perceptivo y aceptando solo aquello que si coincida, resultando que en lugar de cambios lo que se hace es reforzar la misma conducta, la misma actuación y la misma manera de pensar(4).

Hay personas que con mucha franqueza le dicen al expositor en una conferencia: “Comprendo lo que dice pero no lo comparto” , pero para ello se requiere cierto nivel educativo y si no lo hay, sucede que dicha expresión no aflora sino que silenciosamente no se acepta y por lo tanto no hay cambios o como se diría vulgarmente no hay concienciación y el esfuerzo y recursos de la capacitación, simplemente se han desperdiciado; y de ahí que tampoco se haya logrado organizaciones empresariales altamente eficientes en los países del tercer mundo, en parte, a que los individuos no han abandonado su vieja manera de ser, pensar y actuar como individualistas, o como pequeños reyes de sus feudos (4).

Dentro de tales metodologías bloqueadoras de la percepción, quizá la mas desarrollada, hasta ahora, es la conocida como el modelo pedagógico constructivista, propuesta por el canadiense Labinovich, seguidor del suizo Jean Piaget y propone, a partir de las explicaciones del sicólogo suizo sobre la construcción del conocimiento en el ser humano, que se realice un proceso análogo en cualquier acto educativo, especialmente si se trata de teoría (1).

Ello consiste en analogar cada uno de los pasos naturales de construcción del conocimiento que procesa en su mente el individuo, por pasos de un proceso enseñanza aprendizaje, aproximadamente así (1):

Proceso natural

Proceso enseñanza aprendizaje

Experiencia física

Vivencia

Experiencia social

Teorización

Desequilibrio

Reflexión

Maduración y Asimilación

Nuevamente Teorización y Aplicación

 

Con la utilización del modelo pedagógico constructivista existe una buena dosis de garantía en que se removerá, eso sí en forma consciente, la percepción llegando a introyectar nuevos símbolos en la mente subconsciente del individuo  y de esta manera sí modificar su comportamiento, sin tener que recurrir a la utilización de métodos y/o estrategias de manipulación de la conducta, sin el consentimiento de la persona tal es el caso de los mensajes subliminales, o las repeticiones sucesivas y masivas de mensajes(4).

Otro punto a destacar es el enfoque del liderazgo compartido. Para algunos analistas es peligroso que exista un solo líder en cualquier grupo ya que nadie garantiza que el líder formado no se podría aprovechar de la situación de desventaja en que se colocarían sus compañeros, en su mayoría no formados, para convertirse en el otro manipulador para su beneficio particular y el de sus cercanos útiles (4).

¿Entonces vale la pena preguntarse qué pasa si en vez de un solo líder se tienen formados a muchos en un mismo grupo? – Quizá la respuesta podría ser que se tendría un liderazgo democrático y auto controlado y una posibilidad más clara para que se promocione un proceso más participativo en la gestión del desarrollo de los pueblos en general y de las empresas en particular (4).

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:

1.-  BUSTOS, Cobos, Félix. Estrategias Didácticas en Formación Profesional. Bogotá, SENA, 20155, 70p

2.- DYER, Wayne W. Tus zonas erróneas, técnicas audaces, pero sencillas, para dominar los esquemas erróneos de tu conducta, Bogotá. Ediciones Grijalbo, S.A., 1978, 321 p.

3.- ESCUELA SUPERIOR DE ADMINISTRACION PUBLICA “ESAP” y Fundación Friedrich Nauman. FFN. Programa de Capacitación para Promotores Rurales (Borrador en discusión) 49 P., S.F.

4.- ERASO, Dorado, Armando M. La vereda empresa, un modelo autonómico para el desarrollo rural. Santa Fe de Bogotá, D.C. Universidad de Santo Tomás (Mimeografiado), s.f., 206 p.

5.- MONTEZUMA, Hurtado Alberto. Pasos perdidos en la historia, Bogotá, Colección Cafam. s.f., 372 p.

6.- SCHLESINGER, Arthur M. Sobre el Liderazgo. En: Líderes del Mundo.  Bogotá, Editora Cinco, 1987, 113 p.

7.- URIBE, Jaramillo, Jaime. Etapas y sentido de la Historia de Colombia, En: Colombia Hoy, 9ª. Edición.

 


[1] I. A. MG. En Planeación Socioeconómica. Profesor universitario de pre y post grado en asuntos de administración, gestión de proyectos y desarrollo socioeconómico. 

Abandona tu zona de confort

Abandona tu zona de confort (continuación)

Haz el esfuerzo por salir de tu zona de confort

Atrévete a salir de su zona de confort