Un experimento: Sigmud Freud- La Mente Humana

La mente humana Por: A. Malebranch E. D.

La mente, o espíritu o el alma es algo así como el motor y las pilas que nos hacen mover y ser. Este motor que todos y cada uno llevamos dentro tiene dos partes o compartimientos, elmotor propiamente dicho por una lado, y las pilas por el otro.

De lo anterior se deduce que la mente humana consta de 2 (dos) partes: La mente conciente que vendría siendo el motor y la mente subconsciente que vendrían siendo las pilas de nuestra analogía anterior. Solo que las dos partes forman una sola esencia: La mente humana.

Vamos a suponer un barco navegando en el mar, o podemos imaginar, también un perro nadando en un río, o una pelota flotando en una piscina y veremos que en todos los casos aparece una parte emergida y otra sumergida, la parte emergida se ve en cambio la otra no. La parte emergida está en contacto con el aire, con la luz, con la vista d quien la quiera ver, en cambio la parte sumergida permanece debajo del agua, no se ve, no está en contacto con el aire, ni con la luz, ni con la vista de alguien, solo con la oscuridad del seno del agua: Además la parte sumergida es más grande que la emergida, por ejemplo en el caso del perro nadando la parte sumergida es todo el cuerpo del animal en cambio la parte emergida solo es la cabeza y a ratos las puntas de las patas delanteras.

Bueno así podemos imaginar nuestra mente, con una parte pequeña emergida que está en contacto con el mundo a través de los 5 (cinco) sentidos, que es la conciencia y una parte muy grande sumergida que nadie ve, ni siente, ni siquiera quien la posee, pero que existe y es la subconciencia.

Por la conciencia es que nos relacionamos con el mundo, vemos, oímos, palpamos, degustamos y sentimos. La conciencia recibe todo mensaje del mundo y lo clasifica para pasarlo, luego, a la subconciencia, aunque no todo, como lo veremos más adelante.

La subconciencia no clasifica nada, en cambio la conciencia sí, la subconciencia todo lo que recibe de la conciencia, lo va almacenando y lo graba en una especie de audio - casete que se llama la memoria.

Lo que queda grabado en la subconciencia se llama pensamiento y eso sirve para que uno sea y actúe, por ejemplo si un niño de uno dos años de edad le dicen frases,  tales como: “No niño eso no se hace”, o “Deje eso quieto niño travieso, lo va a dañar”, o “Tu no sirves para nada, solo causas daños, niño insoportable”, etc., Además es posible que si en la infancia, al niño, lo castigaron por alguna porcelana fina que rompió, en adulto, posiblemente, tendrá un comportamiento de sumisión, de inseguridad en sí mismo, de baja autoestima

De lo anotado se concluye fácilmente que muchas de las grabaciones que se guardan en las memorias del subconsciente se hacen en la infancia y si eso es así entonces, para los adultos, como NO podemos volver a la infancia, para grabar cosas que se reflejen en una gran personalidad, supuestamente, ya es un imposible cambiar de personalidad, como sería imposible abandonar los traumas, complejos y conductas poco deseables; afortunadamente aún hay esperanzas.

Si bien es cierto que la mayoría de las grabaciones en las memorias del subconsciente se realizaron en nuestra infancia, no quiere eso decir que ya sea imposible cambiar; es cierto que es difícil, porque  la percepción, que es una facultad de la mente, encargada de permitir o no que grabaciones nuevas o diferentes a las ya almacenadas en la sibconsciencia,  no lo permite, pero como, si se puede remover la percepción, entonces ahí está la esperanza de curarse de complejos, trumas, creencias absurdas y en general adquirir una personalidad renovada y superior, que es lo que se requiere para ser líder

Las grabaciones en el subconsciente, según algunos expertos, se empiezan a hacerse entre la sexta y séptima semana de gestación del feto, o sea desde el vientre de la madre, o sea que la subconciencia existe en el ser humano, desde cuando empieza a latir el corazón del feto, en cambio la conciencia apenas empieza a formarse al momento del nacimiento de la persona y dicho proceso de formación y maduración, puede tardar entre 6 o 7 años; lo que quiere decir que mientras la conciencia,  y espcificamente la percepción, no entre a actuar es muy fácil grabar en la subconciencia, pero una vez que la conciencia esté en la plenitud de su desarrollo o mejor de su madurez, cosa que sucede a partir de los 7 años de edad, o sea cuando, como se dice popularmente, el niño ya tiene uso de razón, las grabaciones en el subconsciente ya se complican porque, la ya mencionada, percepción se encarga de seleccionar qué puede pasar a grabación a la subconciencia y qué no.

Una vez que comprendemos que es la percepción, la encargada de escoger los mensajes que se deben grabar en la subconciencia, entonces el dominio de la mente no solo consiste en manejar la conciencia, o sean los actos concientes, el verdadero dominio de la mente está en ponerse en contacto con la mente subconsciente, para que esta le de las ordenes a la mente conciente y al organismo en general

La pregunta clave en todo esto es: ¿cómo entrar en contacto con nuestra propia subconciencia, de la que somos inconsistentes que existe, para poder mejorar nuestra personalidad? Además: ¿Cómo hacerlo, si sabemos que la conciencia y especificamente la percepción no lo deja? o dicho en otras palabras ¿cómo entrar en contacto con nuestra propia subconciencia?

Pues resulta que cuando uno está, o bien en el vientre de la madre, o después de recién nacido y aún es un niño muy tierno, la subconciencia no tiene grabaciones todavía, es decir tiene los casetes limpios, vírgenes, es el momento fácil para introducir (introyectar, dicen los que dicen que saben) mensajes, datos, sensaciones etc. directamente del mundo a la subconciencia, pero en la medida que los casetes se van llenando la subconciencia empieza a ordenarle a la conciencia qué si y qué no se puede dejar pasar a grabación subconsciente.

Ahora nos preguntamos ¿y con base en qué la subconciencia va tomando preferencia por ciertas cosas y no por otras?, sencillo, pues resulta.,sucede y acontece que con las grabaciones existentes o que ya tiene almacenadas desde cuando empezaron las grabaciones, se va haciendo un arreglo como si se tratara de una biblioteca, o hemeroteca, o caseto-teca que va cogiendo forma y hasta su propio estilo, como quién se especializa en colecciones que sistematiza lo que tiene para darle orden, por ejemplo los coleccionistas de música, tienen por algún lugar los casetes de música clásica, por otro la música pop, por más allá, la música romántica; ese tipo de orden se va dando en nuestra subconciencia y se llama la manera de pensar, que no es otra cosa que la manera como de ahí en adelante apreciaremos el mundo o cada persona interpretará el mundo, las cosas en general, los sentimientos, las creencias, etc,.

Esa manera de pensar, o sea, esa perspectiva de ver y apreciar todas las cosas de este mundo, es como lo hemos dicho ya: la percepción (percepción viene de perspectiva) y es que realmente es eso, una perspectiva o ángulo desde el cual uno aprecia todo lo que existe.

Por la misma razón expuesta es que se justifica que hoy en día a las madres embarazadas les aconsejen, acariciar su vientre, hablarle al hijo que llevan dentro, colocar música de Mozart, les aconsejan a los papás, también, acariciar el vientre de su mujer, hablarle con palabras cariñosas al bebe que esta por dentro con la seguridad que el niño está captando, así no sea conciente, porque realmente no lo es, pero que su subconsciente si está ahí grabando.

Entonces la percepción viene siendo, el mandato de la subconciencia a la conciencia de qué debe enviarle para grabación en las memorias subconscientes y qué no.

Muchas de las cosas, mensajes, palabras, acontecimientos etc. captadas por los sentidos y llevadas por estos a la conciencia, no pueden pasar a la subconciencia debido a la percepción, y se tiene que quedar en las memorias concientes, pero que desde allí no sirven para modificarle la conducta o el comportamiento a la persona, sino que simplemente le sirven para recordar, en cambio lo que queda grabado en las memorias de la subconciencia, no pueden ser recordadas pero, según algunos neurocientíficos,  son las controladoras de nuestros actos y sentimientos, en pocas palabras constituyen el carácter de la persona.

De lo anterior podemos concluir que para llegar a la subconciencia hay que bloquear, temporalmente, la percepción o de lo contrario los únicos mensajes que le llegan (a la subconciencia) solo serán aquellos que coincidan con la percepción ya formada en el subconsciente.

Un mensaje que llega a la conciencia, por ejemplo, un insulto, pasa por cuatro etapas antes de que uno reaccione, primero el oído capta el mensaje y segundo el mensaje es conducido por la red de los nervios especiales, eléctricamente, hasta el cerebro, tercero, allí lo toma la conciencia que está en la corteza cerebral y lo somete al juicio (la razón es ese juez) de hacerlo o no hacerlo pasar, a la subconciencia, si lo deja pasar es la percepción la encargada de dejar o rechazar el mensaje, si el resultado fuera de libre paso entonces, la subconciencia, produce la respuesta que la cumple el organismo entero, como por ejemplo,  ante el insulto la respuesta incluye elevación de la presión sanguínea, brote de los ojos, y emisión de otro insulto de respuesta, o podría haber sido una respuesta más contundente: tome un puñal y clávelo en el pecho del agresor, pero, igualmente, la respuesta podría haber sido no hacer nada, porque la subconciencia no entendió el mensaje, mejor dicho la percepción lo rechazó por no encontrar símbolos similares para interpretar, como lo que ocurriría en el computador que al no encontrar un archivo aparece en pantalla “archivo no existente”, esto puede suceder, por ejemplo, cuando el insulto fue proferido en un idioma (verbal y gesticular ) desconocido para uno, por ejemplo un madrazo en chino que incluya una venía, uno lo puede tomar como un saludo cariñoso.

De lo anterior se deduce que no hay palabras mal dichas sino mal interpretadas, y como en el caso visto no es el madrazo lo que lo hiere a uno, sino la elaboración mental que uno mismo haga del mensaje y en donde la percepción es, en últimas, la responsable que el mensaje llegue o no hasta la subconciencia.

En conclusión la personalidad depende de los símbolos que uno tenga almacenados en la subconciencia y si por ejemplo uno es agresivo, o déspota, o engreído, o tímido o lo que sea, es por las grabaciones que tenga en su subconciencia, el problema es que nadie es conciente de lo que tiene en su propio subconsciente, solo reacciona, automáticamente,  de una o otra manera.

Pero ahora que ya comprendemos estas cosas podemos modificar nuestra conducta y procurar elevar nuestra personalidad recurriendo a cambiar, en nuestra subconciencia, algunos mensajes indeseables por unos mejores y para ello existen muchas terapias, como por ejemplo la repetición mental de mensajes positivos, con miras a que en algún momento se logre “meterle un gol” a la percepción o burlarla y penetrar a la subconciencia, lo que significa que la repetición mental del mensaje positivo debe ser de muchos miles de veces, dado que la percepción no se deja burlar fácilmente.

Otra terapia es la hipnosis, pues sucede que el hipnotizador logra penetrar a la subconciencia de su paciente gracias a la utilización de cierto tono, volumen y frecuencia sonora de la voz, que prácticamente burla la vigilancia de la percepción y entra a la subconciencia y es así como el hipnotizador le hace comer bulbos de cebollas al hipnotizado haciéndole creer que esta comiendo una deliciosa manzana, o le atraviesa la piel con una enorme aguja y le ordena al sujeto no sentir ningún dolor, mejor dicho le ordena a la subconciencia del imnotizado, que sienta el dolor. Si esto logra el hipnotizador ¿por qué no practicar la auto-hipnosis (o meditación profunda) y penetrar a nuestra propia subconciencia y recargarla de mensajes positivos, - hasta lograr una elevada personalidad, seguridad en sí mismo, autoestima, autodominio?

Otra terapia es el uso de los mensajes subliminales que son aquellos visuales, o auditivos o audiovisuales, que traen doble grabación magnética, una para ser captada por la conciencia y otra para ser captada por la subconciencia, la primera se oye y se ve, en cambio la que va destinada para la subconciencia está grabada con frecuencia y volumen de ultrasonido que no pude ser captada por el oído humano o si se trata de vistas estas pasan a tal velocidad que el ojo, tampoco las capta (a más de 16 vistas por segundo), con este tipo de grabaciones uno puede ir escuchando música en su automóvil pero los mensajes subliminales están pasando a la subconciencia, ahora se espera que los mensajes subliminales  sean para el mejoramiento de la personalidad y por ende del liderazgo.

Con esto creo que queda claro que si uno quiere ser un líder, lo primero que debe hacer es mejorar su personalidad recargando de mensajes positivos su propia subconciencia. Estoy seguro que los discursos, las conferencias, los cursos sobre liderazgo no logran nada, porque la percepción solamente aprovecha para sí, aquello que ya está en los archivos de la subconciencia, o sea que en lugar de cambiarle la conducta errónea a la persona, lo que se logra es reforzar lo bueno, lo malo y lo feo que uno ya tiene.

Ya para finalizar con este tema quiero decir que estoy seguro que la cultura popular también se explica por este mismo fenómeno, porque las percepciones de las personas de un mismo pueblo son muy parecidas, casi iguales, porque todos se van criando oyendo las mismas o parecidas explicaciones del mundo y entonces, lógicamente que todos van conformándose la misma percepción o perspectiva de interpretar las cosas, de expresarlas, de sentirlas; por eso yo digo que la cultura es eso: una misma percepción en las mentes de las personas de un mismo lugar.

¿Cómo funciona la mente humana?

Cómo funciona la mente subconsciente

La percepción